DESARRAIGANDO LA AMARGURA

Hay ciertas cosas en tu niñez y adolescencia que marcan tu vida, ya sean buenas o malas, hubiera deseado cambiar muchos episodios de la mía, pero era algo que se escapaba de mis manos y no lo podía controlar, porque tan solo era una niña, al final todas esas cosas van formando la personalidad que tienes, pero no la determinan!

Iba creciendo como una niña callada, seria, no daba problemas, y casi todos le decían a mi madre “tu hija es muy madura” para su edad, no sabia si eso era bueno o malo.

Pero seguían pasando los años y detrás de esa “madurez” se escondía mi falta de autoestima, mi inseguridad, mis frustraciones, mis resentimientos y mis miedos.

Luego que Cristo llegó a mi vida pude superar algunas cosas, (pero no en totalidad), durante mi adolescencia había ganado un carácter fuerte pero detrás de eso escondía mis debilidades y era una manera de defensa contra el mundo.

Un carácter tan fuerte que hasta he llegado a discutir con mis padres y mis hermanos, algunas veces me exhedía, en otras tenia la razón, pero quizá no era la manera correcta, tanto he llegado a irritarlos que me decían “nadie te va aguantar”

Hasta que llegó el valiente “mi esposo”, al cual tambien le hice la vida de cuadritos muchas veces, pero gracias a Dios me tuvo mucha paciencia y tuvo el coraje de casarse conmigo ¡Gloria a Dios! que sino me quedaba soltera (risas)

Estando ya casada seguía con un mal carácter, era muy perfeccionista, muy directa, decía las cosas sin filtro y sonaban duras, según yo, quería las cosas bien hechas, y me excusaba diciendo mi frase  “si vas hacer algo, hazlo con amor, bien hecho” (pero en un tono fuerte)

Hasta que un día conversando con mi esposo, me explicó como se me veía cuando me enojaba, en el tono que lo decía, la forma, mi actitud del momento y todo lo que eso significaba y me dijo

“Es como si estuvieras amargada”

Algo que me dejó pensando y a la vez me sentí ofendida,  quedó en mi cabeza muchas preguntas al respecto… ¿Amargada yo? ¿Porqué? ¿Con quién? y me cerraba a esa idea, y me excusaba diciendo que nadie me entendía, (pero nunca había pensado en como se sentían los demás cuando yo hablaba enojada por algo, algo que aveces era minúsculo y que yo lo hacía enorme, creo que mi amargura había sido tan evidente para  todos, menos para mi).

Nunca antes lo había pensado, hasta que una semana después, mientras iba en el carro con auriculares y apenas cerraba los ojos para meditar de todo un poco, escuche una voz y a pesar de los auriculares fue una voz muy audible casi hablando a mi cerebro, diciendo:

“Tienes enraizado la amargura en tu corazón”

No lo podía creer, abrí mis ojos y mire alrededor y todos estaban en su mundo,  era una palabra para mi, era Dios mismo hablándome y mientras caían las lagrimas de mis ojos en pleno bus, con los auriculares aun puestos, solo atiné a orar entre mi y a pedir ayuda a Dios porque no sabía porque yo actuaba así.

Al regresar a casa empece a investigar, a leer la biblia, y encontré un versículo que no conocía:

Mirad bien,no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe y por ella muchos sean contaminados .

HEBREOS 12;15

Esta palabra fue precisa, me arrodille a orar y en su presencia ser la mas sensible y llorona del mundo, y a preguntarle a Dios, ¿Porqué? ¿A que se debía?, e inmediatamente se vino a mi memoria todo mi pasado, todo lo que poco a poco había ido guardando, resentimiento, dolor, enojo y todo lo que con el tiempo se había vuelto una raíz de “amargura” dentro de mi.

La amargura es un sentimiento duradero de frustración, tristeza o resentimiento (Sentimiento persistente de disgusto o enfado hacia alguien por considerarlo causante de cierta ofensa o daño sufridos y que se manifiesta en palabras o actos hostiles), especialmente por haber sufrido una desilusión o una injusticia, es una aflicción o disgusto, falta de perdón, tormento y falta de sosiego y paz en el corazón. En griego, “pilkria” significa punzante, específicamente veneno, atravesar, perforar, amargo. Es lo contrario al gozo, alegría, dulzura y paz.

http://iglesiadeciudadreal.es/tematica/reunion-de-mujeres/187-como-batallar-la-amargura

Se dice que “la amargura” y la falta de perdón producen enfermedades,ya sean internas o externas y  yo estaba contagiando esa enfermedad a mi alrededor sin darme cuenta.

En su palabra dice  “no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios”, nunca había leído esto, desconocía que se podía perder la gracia de Dios, y al leerlo me entraba más dolor, porque al apartarse la gracia, también se iba mi bendición, mi ayuda, mi paz, lo único que hacia posible que mi oración llegue ante ÉL, por “GRACIA”.

Y también dice “que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe y por ella muchos sean contaminados”, y sin querer estaba logrando eso, al ya no poder soportar lo que “la amargura” me atormentaba y estorbaba , estaba contaminando y amargando al resto, contagiándolos de mi mal, dañándo, hiriendo y envenenando con mis palabras y mi mal humor.

Les recomiendo ver este video: https://www.youtube.com/watch?v=Q_myLgy6HjM

Desde ese día estoy en el proceso, desechando todo lo que me estaba consumiendo por dentro, pero con el amor de Dios y su sanidad espiritual estoy avanzando, aprendiendo a perdonar y a pedir perdón.

Aprendiendo a tolerar, aprendiendo a ser sutil con mis palabras para no herir, y aprendiendo amar con el amor de Dios.

Hay ocasiones en que muchos decimos “Ese es mi carácter, nadie me va cambiar, y si me quieren que me quieran así”, pero muchas veces no tratamos como nos gustaría que nos traten y al final terminamos alejando e hiriendo a las personas que realmente queremos, y por nuestro orgullo o nuestra mentalidad cerrada terminamos mas amargados con ellos y con la vida.

Tratemos de meditar un poco, y escarbemos en lo mas profundo, quizá haya algo que te este estorbando y no te deje ser feliz, pues es hora de liberar todo lo malo para dejar espacio a que entre todo lo bueno.

“La verdad os hará libres” Juan 8:31

Gracias por leerme… Bendiciones!

Pueden ubicar nuestras sociales en:

Facebook:  https://www.facebook.com/cordondetreshilos/

Instagram: https://www.instagram.com/blogcordondetreshilos/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

27 pensamientos en “DESARRAIGANDO LA AMARGURA”

  1. Que hermoso blog también mi blog es cristiano que bendición,
    Muy edificante definitivamente, que el perdón es clave, la raíz de amargura es tan terrible que impide que veamos el daño q ocasionamos no solo a otros sino a nosotros mismos aun mayor que el recibido Dios nos ayude a perdonar y perdonar es soltar

  2. ¡Hola! Gracias por compartir con tus lectores un poquito de tu historia… Estoy 100% segura que tu experiencia ayudará a muchas personas que también pasaban por lo mismo. Bendiciones.

  3. Hola bella, es un post muy bonito y en algunos puntos me siento muy identificada, y quizá no se le de la importancia que toca, la mayoría de las veces la inseguridad no nos deja avanzar y nos hace dudar más de la cuenta, me ha gustado mucho este pots y los versículos que compartes son muy alentadores para pensar que aún existe algo que hacer

  4. ¡Hola! Me ha gustado mucho tu entrada, muy bonita y profunda. Me he sentido muy identificada con muchas cosas de las que cuentas en ese texto. Desde bien pequeña era una niña muy insegura y eso ha provocado que en muchas ocasiones no lograra lo que quería lograr. La frase de “parece que estuvieras amargada” la he escuchado más de una vez…, y llega un punto en el que nos damos cuenta de que quizás tienen razón y quizás debemos de hacer un cambio en nuestras vidas. Besos.

    1. Exacto!, solo cuando tocamos fondo realmente nos ponemos a pensar y decir. Porque? Que estoy haciendo mal? y es ahí que llegamos a reflexionar y tenemos que lograr hacer ciertos cambios, para no seguirnos dañando ni hiriendo a las personas que realmente queremos :)

  5. Hola preciosas, muy bonitas tus palabras, así te podemos conocer un poco más, aunque tus palabras sean lindas no compartimos lo de enfocar la vida en la religion. Bss

  6. Hola Cheli es muy cierto todo y sabes yo estoy pasando lo mismo con un ser amado pero se que Dios tiene el poder para transformarnos muchas gracias por compartir tu experiencia con nosotros, Bendiciones.

    1. Si, me imagino, no es fácil, porque aveces ni nos damos cuenta, pero Dios es nuestra mejor ayuda, nuestro mejor consejero, Dios quiera pueda recibir una visitación muy personal para que esa persona logre recapacitar, y darse cuenta el daño que se hace y que hace a los demás.
      Bendiciones!

  7. ¡Hola Chelín!

    No cabe duda que sólo la gracia de Dios es capaz de cambiarnos, de ablandar nuestro corazones y poder dejar todo lo malo y oscuro atrás.

    El tema de la amargura y rencor son muy complicados de desarraigar, hacerlo solos es imposible, pues detrás hay mucho dolor. Estos sentimientos no surgen porque sí, algo o alguien los ha motivado y no nos damos cuenta que al alimentaros se aferran más a nosotros y no hacen daño. El resultado es que contaminamos a nuestro entorno como bien has dicho.

    El perdón es la clave para podernos liberar. No es fácil. El primer paso es pedir ayuda a Dios para que ablande nuestro corazón y nos liberemos con el perdón.

    Me alegro que te hayas liberado de todo ese resentimiento y que lo hayas compartido con nosotras. Será de gran ayuda. Bendiciones.

  8. Hola, guapa! Me ha gustado mucho esta entrada me identifico totalmente con ella, mientras iba leyendo note que es igual a como me comporto yo, una persona de carácter fuerte que por dentro es debil, que va hablandole mal al mundo que si no hacen lo que quiero me enojo, que todo tiene que ser perfecto y hecho a mi manera, vivo todo eso día a día, pero ahora entiendo lo que pasa se que tengo que poner de mi parte y luchar por cambiar, desde ahora trataré de no ser una mujer amargada. Bss

  9. Hola!! a veces no nos damos cuenta de que la amargura nos invade y daña a los demás. Es un sentimiento dañino que debemos erradicar de nosotros para poder avanzar con más fuerza y no hacer sufrir a quienes están a nuestro alrededor y nos quieren. Besos!!

  10. ¡Hola!
    Me alegra que recibieras ese mensaje y pudieras cambiar esa amargura, que nunca mejor dicho, estaba amargando tu vida y la de los que te rodeaban. Aunque soy atea, sí creo mucho en las energías de los pensamientos y cuando estás amargado lo que haces es llamar a cosas negativas para ti y esa negatividad se expande a tu alrededor.

  11. Hola

    Es bastante complicado lo que comentas, complicado y bastante difícil de contar, con todo y que no soy creyente, considero que es valiente de tu parte compartir tu experiencia en estos temas y como poco a poco, has podido salir de ello con ayuda sobrenatural.
    Algunas personas no se levantan solo con ayuda de un profesional en el tema y solo una motivación realmente fuerte hace posible que vuelvan a vivir de una manera realmente plena y feliz.

    Saludos linda y fuerza, para delante que para atras asustan <3

  12. A mi en parte me pasa como a ti, solo que por esas inseguridades no me atrevo a hacer todo lo que desearía o abrirme a los demás como debería. Pero mi chico me abrió los ojos hace unos días y me dijo que disfrutase del momento y de las personas que tenía a mi alrededor, que puede que algún día no estuviesen pero que siempre me tengo que quedar con lo bueno, sino acabaría, como tú dices enraizada en la amargura. Besos.

  13. Hola, es cierto que todo lo que vivimos de pequeños nos marca de alguna forma cuando nos hacemos mayores, para bien o para mal. Yo creo que todo el mundo tiene inseguridades de niño, pero hay que ir avanzando y no echarle la culpa de nuestra forma de ser a nuestro pasado, porque si no, no avanzamos. De nosotros depende corregirnos, y, como dices, la fe ayuda a ser mejores personas. Gracias por tu reflexión, me ha gustado leerte. Un besso.

  14. El peor error tal vez es acumular, esos enojos, molestias, y cosas que nos hacen daño, pero si lo hablamos platicamos y reflexionamos estamos del otro lado, la vida es hermosa para estar amargados, y solo es una así que siempre intentemos dar lo mejor de nosotros mismos <3

Deja un comentario